• Edith Adriana Torres

8 Simples maneras para disfrutar de la cocina




Cuando estoy de mal humor hago una de dos cosas o limpio de manera obsesiva (como reorganizar todo, sacudir o trapear tres veces) o entro a la cocina y cocino algo, generalmente con una copa de vino, aunque no le impondría a nadie mis maneras de relajarme considero que el echo de cocinar es una de las cosas mas terapéuticas que cualquiera puede hacer. Puede iluminar tu día y tu vida! Déjame te platico como eso puede ser posible.


1.Disfruta el momento de preparación.

La primera cosa que la mayoría de nosotros hacemos cuando vamos a cocinar algo, ya sea galletas o un pastel, es juntar los ingredientes, cortar, picar o lo que sea necesario, medir con cuidado (o a veces sin tanto cuidado) y luego estamos listos para cocinar. Pero, ¿alguna vez te detuviste para notar la diferencia en cómo se siente antes de prepararse y después, una vez que todo está listo para comenzar? ¿O incluso a la mitad? Tal vez el latido de tu corazón se ralentiza, tal vez tu cabeza deja de latir de pensamientos. Tal vez sea la copa de vino la responsable, pero creo que uno de los placeres menos apreciados de la cocina (y de la vida) está en el trabajo de preparación.


2. Aceptar que los errores ocurren.

Cada cocinero sabe que los errores ocurren. Todo el tiempo. ¿Olvidaste encender tu horno? ¿Usaste sal en lugar de azúcar o viceversa? ¿Perdiste la noción del tiempo mientras tu pollo estaba asado y lo quemaste hasta dejarlo crujiente? No es el fin del mundo.

Además, solo un monstruo se quejaría de una comida / plato que fue hecho con amor.

La Navidad pasada, mi madre se sentía frustrada porque las papas estaban demasiado cocidas y pavo estaba un poco reseco pero lo que recuerdo es que mi mamá puso comida en la mesa para toda la familia.

¿En cuanto a las papas? Mi mamá siempre hace las mejores papas.


3. Siempre puedes volver a empezar.

Algunos errores pueden ser revertidos. Algunos (como usar sal en lugar de azúcar) no pueden. Pero ahí está lo importante: siempre puedes volver a empezar.


4. Encuentra amigos en lugares inesperados.

Si sigues una receta, ya sea de un libro de cocina o de un blog o una revista, puedes hacer un amigo ya que una persona real escribió esa receta y estaría encantada de saber qué la has cocinado.

Y aún tienes más amigos a los que les gustará la foto de lo que sea que hagas en Instagram. Incluso podrían amarte más si es un fracaso total, porque también han estado allí.


5. Cocinar con un amigo en la vida real.

Ah, y noticias de última hora: tienes amigos reales que definitivamente vendrán y

cocinarán contigo o te harán compañía mientras cocinas y luego te alaban por tus habilidades en la cocina.


6. Encuentra la belleza en todo.

¿Alguna vez has comido un tomate feo? Es posible que no se parezcan al tomate de libro de texto, pero pueden ser igual de deliciosos, o mucho más, que los de imagen perfecta. Lo mismo ocurre con la torta que se derrumbó o la cazuela que, bueno, definitivamente no es digna de Insta.


7. Sube la música.

No sé por qué esto es así, pero principalmente escucho música mientras estoy cocinando. Durante las otras partes del día, me distrae de mi trabajo, o simplemente lo excluyo para no poder apreciarlo. Pero cuando estoy cocinando, estoy haciendo algo más manual, por lo que puedo apreciar completamente mi lista de reproducción “Chill" en Spotify. Y realmente me pone de mejor humor.


8. Probar algo nuevo.

En la cocina, es fácil probar algo nuevo. Todo lo que necesitas hacer es agregar una nueva especia a tu receta de pollo que no puedes desordenar y, ¡listo! ¡Te has ramificado! E incluso si decides, no hacerlo, la cúrcuma no pertenece a ese plato, pero bueno, lo intentaste, ¿verdad?


¿Tienes algunas pequeñas cosas que haces para aclarar tu perspectiva a través de la cocina? ¡Compártelos con nosotros!

13 vistas

© 2018 by GeeksMX.com

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon