• Edith Adriana Torres

¡Qué tu hogar irradie alegría, con estos sencillos pasos!


¿Acabas de comprar tu nuevo hogar ó quieres que tu casa irradie mucho más alegría? ¡Estos consejos te ayudarán a lograrlo!




Pequeños Recuerdos.


Hay algo tan especial en mirar alrededor de tu casa y ver cosas que te recuerdan a tu familia, amigos, mascotas, viajes, etc. Estos elementos pueden contar la historia de las personas en tu vida y los buenos momentos que han vivido juntos.


Los recuerdos personales son lo que distingue a su hogar de la exhibición de una sala de exposición o un diseño de cortador de galletas (es por esto que si estas vendiendo tu casa debes hacer todo lo contrario, despersonalizar, para que los nuevos inquilinos se imaginen viviendo en la propiedad). Las cosas en nuestro hogar no son lo que más nos importa, por supuesto, pero cuando las cosas que nos rodean se eligen con intención y propósito, definitivamente pueden traer alegría.


La tendencia en este tipo de artículos de decoración es minimalista y se busca que se integren con el diseño interior.




Decora con positividad.


Llenar tu hogar de alegría todos los días es una elección intencionada. Coloca palabras motivacionales y citas de vida que te inspiran a mantener una actitud positiva, incluso cuando las circunstancias amenazan con agobiarte.






Establece el estado de ánimo adecuado.


Un hogar que le "enciende chispas de alegría" no tiene por qué verse como el espacio "alegre" esperado (decoración vibrante, divertida y alegre). Tal vez un espacio acogedor o de mal humor te provoque alegría. O tal vez sea más feliz en un hogar ecléctico inspirado en tus viajes o experiencias. ¡O tal vez un estilo más minimalista te tranquilice! ¿Cuál es tu estado de ánimo para decorar?


La decoración de una casa debe ser personal, por lo que es útil considerar qué estado de ánimo te trae alegría. Abrázalo. Haz una lista de palabras que describan el estado de ánimo que te gustaría crear para que tus ruedas de diseño giren.





Crea zonas libres de estrés


Ya sea que seas una persona ordenada por naturaleza o te sientas como un "desastre" la mayor parte del tiempo (¡aquí no te juzgamos!), Creo que todos podemos estar de acuerdo en que tener al menos algunas cosas organizadas nos da alegría. Quiero decir, cuando estás tratando de salir por la puerta y buscando frenéticamente tu teléfono o tus llaves y no puedes encontrarlas, ¿sientes alegría brotando de tu corazón? ¡No! Sientes estrés.


Hay más alegría en tu vida cuando tus necesidades están justo donde esperabas que estuvieran.


Hacer que la organización sea personal y bonita puede parecer una pequeña cosa en el gran esquema de las demandas de la vida, pero tiene un gran impacto.





14 vistas0 comentarios